EstrenosExtraGaleriaMúsicaMundoMúsica

LA LIBERACIÓN DE OUMOU SANGARÉ NUEVO ÁLBUM TIMBUKTU

La superestrella mundial Oumou Sangaré publica hoy su nuevo álbum de estudio, “Timbuktu”. Sobre el álbum y su lanzamiento, Oumou ha dicho: “Necesito cantar Timbuktu para, francamente, liberarme a mí misma en primer lugar y para apoyar y mostrar al resto del mundo el valor de Timbuktu y lo que representa para nosotros, los malienses, y para la humanidad en general”.
El álbum incluye el reciente sencillo “Wassulu Don”, una alegre expresión de orgullo por la ciudad natal, que recientemente fue incluida en la lista de reproducción de la BBC 6Music y que cuenta con un hermoso vídeo dirigido por Justyna Obasi y filmado en Ghana.
Oumou saldrá de gira con su banda durante el verano y el otoño de 2022, incluyendo un espectáculo en el Queen Elizabeth Hall de Londres el 15 de junio, como parte del Meltdown Festival de Grace Jones, y una aparición en el Blue Dot Festival en Cheshire en julio.
Grabado en múltiples lugares (Estados Unidos, Malí y Francia) y su primer material nuevo desde el aclamado “Mogoya” de 2017, “Timbuktu” es una impresionante colección de canciones, que fusiona su distintivo sonido y voz malienses con elementos de blues, folk y rock, dando como resultado un cuerpo de trabajo atemporal, libre de fronteras y géneros.
Sangaré es conocida en todo el mundo por su música vibrante y poderosa, que a menudo contiene mensajes revolucionarios sobre los derechos de la mujer, la tradición y la pobreza. Desde la publicación de su álbum de debut, “Moussoulou”, en 1989, la cantante maliense no ha dado tregua.
En su rico y fructífero camino se encuentran algunas de las grabaciones más definitivas de la historia de la música africana contemporánea: “Ko Sira” en 1993, “Worotan” en 1996 y “Seya” en 2009, este último nominado a los premios Grammy. Contando entre sus muchos y notables fans a Alicia Keys, Aya Nakamura y Beyoncé (que sampleó el clásico ‘Diaraby Nene’ para su lanzamiento del Rey León en 2019), Sangaré hace tiempo que rompió las barreras que separan continentes y estilos musicales.
“‘Timbuktu” es el último acto de esta epopeya musical sin parangón, que consagra a una artista que surgió de los barrios pobres de Bamako para convertirse en una música de renombre mundial y en una activista vocal (por su incansable labor en pro del progreso social y el desarrollo cultural.

Ostenta los prestigiosos títulos de Embajadora de Buena Voluntad de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, Comandante de la Orden Nacional de Malí y Caballero de la Cultura en Francia).

Con un enfoque sonoro audaz, que fusiona el dinamismo de los ritmos tradicionales de Wassoulou con el lenguaje de la música contemporánea, “Timbuktu” está llamado a convertirse en la obra más ambiciosa y lograda de una discografía ya notable.
“La música está dentro de mí”, declara Oumou. “Sin ella, no soy nada, ¡y nada puede quitármela! He puesto mi vida en este disco, toda mi vida, esta vida en la que he conocido el hambre, la humillación de la pobreza y el miedo, y de la que hoy saco la gloria”.

Escucha “Timbuktu”, nuevo álbum de Oumou Sangaré da click en la imagen

Nacida en Bamako el 2 de febrero de 1968, Oumou Sangare es la hija mayor de una familia fulani de la región de Wassoulou, en el sur de Malí. Su madre, Aminata Diakité, era cantante, al igual que su abuela Noumouténé. Oumou apenas conoció a su padre, Diari Sangare, que abandonó el hogar familiar cuando Oumou tenía dos años. Abandonada de este modo, su madre Aminata se convirtió en comerciante del mercado para mantener a sus cuatro hijos. Oumou la ayudaba vendiendo bolsitas de agua en la calle.
Se acostumbró a seguir a su madre a los soumous (ceremonias nupciales o de bautismo que se celebran en la calle), donde Aminata cantaba para una multitud que la apreciaba. Oumou no tardó en ganarse una parte de ese prestigio, gracias a la claridad y la fuerza de una voz que, brotando del cuerpo de una niña, encantaba a su público. Luego, durante un concurso intercolegial en el que Oumou representaba a su escuela del barrio de Daoudabougou, tuvo la oportunidad de acaparar toda la gloria cantando ante 3.000 personas en el estadio Omnisports de Bamako y ganando el primer premio.
Ya tenía una larga carrera a sus espaldas cuando, a los 18 años, fue a Abiyán a grabar su primer casete, producida por Abdoulaye Samassa. Reeditado en CD y vinilo por World Circuit en 2016, el casete, titulado Moussolou (“las mujeres” en bambara), vendió más de 250.000 copias en su primera edición, un récord que sigue sin ser superado en África Occidental.
Aunque esta hazaña puede explicarse en parte por el carácter altamente bailable de la música de Wassoulou, los elementos más importantes fueron las letras que canta, a veces rugiendo, esta joven leona que tuvo que luchar desde una edad temprana para sobrevivir.Alzándose con ardiente pasión contra los abusos de una tradición patriarcal que sanciona la poligamia, los matrimonios forzados y la mutilación genital femenina, Oumou se convirtió de la noche a la mañana en el rostro de una causa feminista que nunca tuvo ningún tipo de asidero en esta parte del mundo antes de que ella llegara.

Click en la imagen para escuchar

 

Su carrera y sus grabaciones quedaron marcadas por estas dos dimensiones destacadas: ser mujer y proceder de un entorno social que la hacía singularmente sensible a todas las formas de injusticia. Timbuktú es un ejemplo de ello. Por ejemplo, “Gniani Sara” (literalmente “la recompensa del sufrimiento”), que habla de la interminable lucha de Oumou por la mejora de la condición femenina. “Me atreví a abordar este tema primero, antes que nadie, e incluso arriesgué mi vida al hacerlo”, dice hoy. “Mi recompensa fue despertar conciencias, especialmente entre las generaciones más jóvenes. Ver que Aya Nakamura o Beyoncé me citan como ejemplo vale todos los premios y todas las distinciones del mundo”.
Sin embargo, ser la mayor y más influyente cantante africana viva nunca fue suficiente para ella. Durante los últimos treinta años, Oumou ha conseguido brillar en el mundo de los negocios y la acción social. Fundadora y directora de varias empresas relacionadas con la hostelería, la agricultura y la venta de coches (a través de su marca Oum Sang), actualmente emplea a cerca de 200 personas a tiempo completo. Además, la fundación Oumou Sangare, creada hace 10 años para apoyar a las mujeres y los niños con dificultades, se ocupa de dar los últimos retoques a una obra de arte, por así decirlo, que nunca se aleja de las convicciones humanitarias.
Teniendo en cuenta su pasado, no hay nada de aleatorio ni de arbitrario en los temas de sufrimiento y de enfrentamiento a la adversidad que recorren el repertorio de Oumou. El predominio de estos temas es probablemente un eco lejano de los abusos que algunos cazadores se infligen a sí mismos durante sus ceremonias para intentar dominar su dolor, llegando a tragar brasas ardientes o a bailar y apuñalarse con cuchillos mientras los cantantes invocan fuerzas sobrenaturales.
Previous post

LOVE OF LESBIAN LLEGA A EUROPA

Next post

Un coro potente para recuperar el rock nocturno

admin

admin